Las piscinas en el arte. 1- Slim Aarons, el fotógrafo de la alta sociedad (en sus piscinas)

El fotógrafo americano Slim Aarons definió su propio trabajo diciendo que éste consistía en “fotografiar a gente atractiva haciendo cosas atractivas en sitios atractivos”y ¿qué podía resultar más atractivo que retratar a la la alta sociedad de la época, disfrutando al sol en magníficas casas con estupendas piscinas y en unas eternas vacaciones?

 

La Jet set americana y europea de los años 50, 60 y 70 posó encantada para él en entornos que reflejaban su alto estatus y su estilo de vida. Las fotografías de Aarons muestran placer, lujo, disfrute y relax, por eso, la Jet Set le abrió las puertas de sus casas sabiendo que nadie les iba a retratar como él lo hacía.

Slim Aarons  nació en Manhattan en 1916 y empezó a trabajar como fotógrafo a los 18 años durante la 2ª Guerra Mundial, como fotógrafo de combate. Una vez finalizada la guerra se trasladó a California donde comenzó a fotografiar a famosos y dónde pronto consiguió que la alta sociedad posara para él en su propio entorno, consagrándose como el cronista más destacado de la sociedad americana y europea de posguerra .

Trabajó para  Harper’s BazaarTown and Country, Holiday, Life, Vogue y Travel & Leisure entre otras revistas, siendo considerado como uno de los fotógrafos de revista más influyentes de la época.

Aarons dedicaba largas horas a sus montajes fotográficos para los que en muchas ocasiones conseguía convencer a sus protagonistas y poner sus casas patas arriba, siendo capaz de montar habitaciones enteras en el jardín para obtener su fotografía. Dicen que su forma de trabajar inspiró a Alfred Hitchcock en La ventana Indiscreta.El libro Poolside with Slim Aarons,cuyo tema principal son las piscinas y todo lo que las rodea: cuerpos bronceados, mujeres en bikini, cócteles veraniegos, suntuosas comidas y mucha diversión, nos ofrece una magnífica recopilación de algunas fotografías de este excepcional fotógrafo americano.  

Slims Aarons falleció en 2006 en Nueva York.

 

Próximo artículo: David Hockney, el pintor de las piscinas

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario